Cristina, la CEPAL y las expectativas de logros para el 2013


La presidenta Cristina Fernández obvió referirse al tema y prefirió descargar su bronca contra quienes agitaron los saqueos en los días previos a la Navidad de 2012: “Lo que se intentó hacer es una versión decadente, una mala copia de lo que sucedió en otros momentos históricos del país. Este es un manual de operaciones políticas para saqueos y destrozos. Hay sectores que tienen prácticas que, al no poder conciliar con los votos, tienen este tipo de actitudes”, sentencio en conferencia de prensa.
No está del todo errada. Esta revista ya dio cuenta en un artículo sobre los denominados “golpes de estado blandos” , de qué manera los distintos grupos y factores de poder generan las condiciones de inestabilidad de las democracias en América Latina.
Si la intención de los operadores de los saqueos fue la de reeditar un 19 y 20 de diciembre,  los datos de la economía, sostenidas por la orientación del proceso político abierto a partir de 2003, confirman la parodia a la cual se refería la presidenta. Y no es que la economía marche viento en popa, los funcionarios del gobierno nacional han reiterado en innumerables conferencias de prensa cuáles son los alcances y efectos de la crisis económica mundial sobre América Latina. Para nuestro caso hay determinados sectores de la economía que muestran signos de un estancamiento, con la diferencia de que mientras en Grecia y el resto de los estados involucrados se habla abiertamente del ajuste, en la Argentina las políticas de estado siguen encaminadas a sostener el consumo interno.
Si el tembladeral pasó, no tenemos la certeza pero si su visibilidad: cada año que termina da cuenta del importante nivel de consumo que hubo para las fiestas de navidad y año nuevo. Claro, allí hay una clave: en la Argentina sigue siendo más caro alimentarse que vestirse y esta es una deuda que los controles de Moreno no han podido subsanar. Lo que confirma que los precios de los productos de consumo masivo, fundamentalmente los que componen la canasta familiar, siguen estando sujetos a las bondades de la demanda. Se ratifica con ello una de las leyes de le economía: la inflación. A mayor demanda, los precios se disparan porque el mercado ofrece mayores posibilidades de rentabilidad.
Sin embargo y este es el dato que Cristina no desconoce pero evitó hablar sobre ello, es que la CEPAL (la Comisión Económica para América Latina) ha augurado un año de expansión económica para el año 2013.
En un artículo publicado el 11 de diciembre de 2012 titulado La CEPAL prevé un repunte en el crecimiento económico de América Latina y el Caribe en 2013 , el organismo asegura que la región “experimentará en 2013 una aceleración de su crecimiento económico a pesar de las incertidumbres que aún persisten a nivel mundial, sobre todo las dificultades que enfrentan Europa, Estados Unidos y China, según nuevas estimaciones entregadas en Santiago de Chile por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)”.
En el informe, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, asegura que “la región mostrará el próximo año un crecimiento en torno a 3,8%, impulsado principalmente por la recuperación de las economías de Argentina y Brasil, y la mantención del dinamismo de la demanda interna en varios países”.
Según este trabajo, “la región finalizará 2012 con una expansión de su producto interno bruto (PIB) de 3,1%, mayor al crecimiento mundial esperado (2,2%), aunque menor al 4,3% obtenido en 2011, lo que demuestra que la crisis económica global tuvo un impacto negativo pero no dramático en el continente, el cual mantuvo durante el año cierta capacidad de resiliencia para enfrentar choques de origen externo”.
Si los datos de la CEPAL se cumplen, el próximo año la situación económica volverá a demostrar la labilidad de los saqueos, los que, como este medio ha insistido, tienen sus fundamentos y su origen en los pactos políticos que comienzan a resquebrajarse de cara al año electoral en el 2013.
Share on Google Plus

About Walter Barboza